Medical News Today: Todo lo que necesita saber sobre las hemorroides

Las hemorroides o almorranas son un conjunto de tejidos inflamados en la zona anal. Contienen vasos sanguíneos, tejido conjuntivo, músculo y fibras elásticas.

Muchas personas sufren hemorroides, pero los síntomas no siempre son obvios. Las hemorroides causan síntomas notables en al menos el 50 por ciento de los estadounidenses con menos de 50 años.

En este artículo, hablaremos sobre las hemorroides, las causas, cómo diagnosticarlas, las etapas, los tratamientos y los efectos que pueden causar en el cuerpo.

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son conjuntos inflamados e hinchados de tejido en la zona anal.

Pueden tener distintos tamaños y pueden ser internas o externas.

Normalmente, las hemorroides internas se localizan entre 2 y 4 cm por encima de la apertura del ano y son el tipo más frecuente. Las externas aparecen en el borde exterior del ano.


Thank you for supporting Medical News Today

Síntomas

hemorrhoids and piles demonstrated in diagram or rectum br image credit mikael h ggstr m 2012 september 17 br
Las hemorroides internas aparecen con más frecuencia que las externas.

Imagen: Mikael Häggström, 2012, labor propia

En la mayoría de los casos, los síntomas de las hemorroides no son graves. Normalmente, desaparecen por sí solos tras unos días.

Un individuo con hemorroides puede experimentar los siguientes síntomas:

  • Puede sentir un bulto duro y doloroso alrededor del ano. Puede contener sangre coagulada. Las hemorroides que contienen sangre se llaman hemorroides externas trombosadas.
  • Tras defecar, una persona con hemorroides puede sentir que los intestinos aún están llenos.
  • Después de la defecación, puede aparecer sangre roja y brillante.
  • Puede sentir dolor, picazón y enrojecimiento en la zona que rodea el ano.
  • Puede sentir dolor al defecar.

Las hemorroides pueden intensificarse y crear una enfermedad más grave, como por ejemplo:

  • sangrado anal excesivo, lo que puede producir anemia;
  • infección;
  • incontinencia fecal o incapacidad para controlar la defecación;
  • fístula anal, en la que crea una nueva abertura entre la superficie de la piel cerca del ano y el interior del mismo, o
  • hemorroides prolapsadas, con las que se corta el suministro de sangre a la hemorroide, lo que causa complicaciones que incluyen una infección o un coágulo sanguíneo.

Las hemorroides se clasifican en 4 fases:

  • Fase I: Hay pequeñas inflamaciones, normalmente dentro de la pared del ano. No son visibles.
  • Fase II: En la fase II, las hemorroides son más grandes que en la fase I, pero también permanecen dentro del ano. Pueden expulsarse con las heces, pero volverán a aparecer.
  • Fase III: Son las llamadas hemorroides prolapsadas y aparecen fuera del ano. El individuo puede sentir que cuelgan del recto, pero pueden volver a insertarse fácilmente.
  • Fase IV: No pueden expulsarse y necesitan tratamiento. Suelen ser muy grandes y permanecen fuera del ano.

Las hemorroides externas forman pequeños bultos en el exterior del borde del ano. Producen mucho picor y pueden ser dolorosas si se desarrolla un coágulo sanguíneo. Las hemorroides externas y trombosadas o las que se han coagulado requieren tratamiento médico de inmediato.

Causas

pregnant woman in doctors office
El embarazo puede incrementar el riesgo de desarrollar hemorroides, ya que provoca un incremento de la presión en el cuerpo.

El embarazo puede incrementar el riesgo de desarrollar hemorroides, ya que provoca un incremento de la presión en el cuerpo.

Las hemorroides se causan por el incremento de la presión en la parte inferior del recto.

Los vasos sanguíneos que rodean el ano y que se encuentran en el interior se estiran con la presión y pueden hincharse o formar bultos, lo que provoca las hemorroides. Se puede deber a:

  • el estreñimiento crónico;
  • la diarrea crónica;
  • el levantamiento de mucho peso;
  • el embarazo, o
  • el esfuerzo excesivo al defecar.

La tendencia a desarrollar hemorroides puede ser hereditaria o incrementarse con la edad.


Thank you for supporting Medical News Today

Diagnóstico

Normalmente, el médico diagnostica las hemorroides tras un análisis físico. Examina el ano de la persona que posiblemente las padezca.

El médico puede hacerle las siguientes preguntas:

  • ¿Alguno de sus familiares cercanos padece hemorroides?
  • ¿Ha percibido sangre o mucosa en las heces?
  • ¿Ha sufrido alguna pérdida de peso reciente?
  • ¿Ha notado diferencias a la hora de defecar?
  • ¿De qué color son las heces?

En el caso de las hemorroides internas, el médico puede realizar un análisis rectal digital (ERD) o usar un proctoscopio (tubo hueco provisto de luz). Le permite al médico observar el canal anal de cerca. Puede tomar una pequeña muestra de tejido procedente del ano para analizarlo en el laboratorio.

El médico puede recomendar una colonoscopia si la persona que padece hemorroides presenta signos y síntomas que sugieren otra enfermedad del sistema digestivo, o si demuestra que puede haber un factor de riesgo para sufrir cáncer colorrectal.

Tratamientos

En la mayoría de los casos, las hemorroides desaparecen por sí solas sin necesidad de ningún tratamiento. Sin embargo, existen algunos qué pueden ayudar de forma significativa para reducir el malestar y la picazón que producen.

Cambios en el estilo de vida

woman standing on weighing scales
La dieta y la pérdida de peso pueden afectar al riesgo de desarrollar hemorroides. La ingesta de alimentos con mucha fibra y el control del peso podrían ayudar a evitar la enfermedad.

La dieta y la pérdida de peso pueden afectar al riesgo de desarrollar hemorroides. La ingesta de alimentos con mucha fibra y el control del peso podrían ayudar a evitar la enfermedad.

De forma inicial, el médico recomendará algunos cambios en el estilo de vida para controlar las hemorroides.

Dieta: Las hemorroides pueden aparecer debido al esfuerzo durante la defecación, lo que provoca el estreñimiento. Un cambio en la dieta puede ayudar a mantener las heces normales y blandas. Esto implica comer más fibra, como frutas y verduras o avena para el desayuno.

El médico también podría aconsejar a la persona que padece hemorroides que incremente el consumo de agua y que evite el consumo de la cafeína.

Pérdida de peso: Puede ayudar a reducir la frecuencia y la gravedad de las hemorroides.

Para prevenir las hemorroides, los médicos también aconsejan practicar ejercicio y evitar los grandes esfuerzos durante la defecación. De hecho, el deporte es una de las mejores terapias para las hemorroides.

Medicamentos

Existen muchas opciones médicas para controlar mejor los síntomas de los pacientes con hemorroides.

Los medicamentos de venta sin receta: Están disponibles en Internet sin necesidad de recetas. Los medicamentos incluyen analgésicos, pomadas, cremas y almohadillas. Pueden ayudar a aliviar el enrojecimiento y la hinchazón alrededor del ano.

Los medicamentos de venta sin receta no curan los hemorroides, pero pueden ayudar con los síntomas. No los use durante más de 7 días seguidos, ya que pueden causar irritación en el área y debilitamiento de la piel. No utilice dos o más medicamentos al mismo tiempo a no ser que se lo haya recetado un profesional médico.

Corticoides: Pueden reducir la inflamación y el dolor.

Laxantes: El médico puede recetar laxantes si el paciente con hemorroides sufre estreñimiento. Puede ayudar a la persona a mejorar el proceso de defecación y a reducir la presión en la parte inferior del colon.

Opciones quirúrgicas

1 de cada 10 personas con hemorroides tendrá que someterse a una operación quirúrgica.

Bandas: El médico coloca una banda elástica alrededor de la base de la hemorroide, lo que corta el suministro de sangre. Tras unos días, la hemorroide desaparece. Es efectivo para tratar todas las hemorroides que no se encuentre en la fase IV.

Escleroterapia: Se inyecta un medicamento para encoger la hemorroide, la cual acabará contrayéndose con el tiempo. Es efectivo en la fase II y III y es una alternativa a las bandas.

Coagulación infrarroja: También llamada coagulación de luz infrarroja, en la que se utiliza un dispositivo para quemar el tejido hemorroidal. Esta técnica se usa en la fase I y II.

Hemorroidectomía: Extracción quirúrgica del exceso de tejido que causa el sangrado. Puede realizarse de varias formas y puede implicar la combinación de un anestésico y una sedación local, uno medular o general. Este tipo de cirugía es la más efectiva para eliminar las hemorroides completamente, pero existe el riesgo de complicaciones, entre las que se incluyen las dificultades en la defecación, así como las infecciones en el tracto urinario.

Grapado de hemorroides: Se bloquea el flujo sanguíneo del tejido hemorroidal. Normalmente, este procedimiento es menos doloroso que la hemorroidectomía. Sin embargo, puede conducir a un incremento en el riesgo de sufrir hemorroides recurrentes y prolapso rectal, en el que parte del recto sale del ano.


Thank you for supporting Medical News Today

Pronóstico

Aunque las hemorroides pueden ser dolorosas y fatigantes, no suelen representar una amenaza permanente para la salud y pueden autogestionarse hasta las fases III o IV. Si se desarrollan complicaciones, como las fístulas, puede convertirse en un problema grave.

Normalmente, las opciones quirúrgicas más avanzadas para las hemorroides son procedimientos ambulatorios con tiempos de recuperación muy cortos.

Traducido por Carmen María González Morales

Revisado por Brenda Carreras

Leer el artículo en Inglés

Source Article from https://www.medicalnewstoday.com/articles/323883.php

コメントを残す

メールアドレスが公開されることはありません。 * が付いている欄は必須項目です